Mantecadas de Astorga

Si hay un producto típico de León, conocido en toda España y en el extranjero, ese es por excelencia la Mantecada de Astorga . Producto tradicional de repostería de la ciudad de Astorga, su consumo y fabricación se ha extendido por la geografía española, pero principalmente, claro está, por la provincia leonesa.

Mantecada de Astorga El origen de uno de los productos más característicos de la repostería tradicional de Castilla y León, como son las mantecadas de Astorga, se encuentra en el siglo XIX, en el convento del Sancti Spiritus de Astorga, cuando una de las monjas que habitaba en él rescató la receta que actualmente se conserva.

El proceso productivo es el mismo que hace 200 años. En primer lugar, se baten los huevos con el azúcar. Una vez que el huevo se esponja, se incorpora la harina. Se continúa batiendo, incorporándose por último la manteca de vaca, batida previamente.Finalmente, la masa se introduce en las tradicionales cajillas de papel, elaboradas a mano (lo que ha dado lugar a un oficio típico de Astorga, el de las cajilleras), y se hornea hasta que las Mantecadas adquieren su color tostado típico.

La mantecada se presenta en su cajilla de papel de aproximadamente 5,5 centímetros de lado y 2 centímetros de altura. La superficie de la cubierta es firme, dorada y curvada, con granos de azúcar en el centro.

Las mantecadas de Astorga son dulces de textura suave y esponjosa, con un característico sabor que la hacen inconfundible. Ideal para acompañar cualquier tipo de café o infusión, y como no para tomar un buen chocolate a la taza (también de Astorga).

Historia

Se atribuye como posible origen de la receta de las mantecadas a Juan de la Mata, "repostero de la corte, natural del Lugar de Matalavilla, Concejo del Sil de Arriba, Montañas y Reyno de León y Obispado de Oviedo ", como figura en su libro editado en Madrid en 1747 por Antonio Martín que lleva por título "Arte de Repostería". Hay una última edición de Editorial La Olmeda, de Burgos, en 1992. En el Archivo Diocesano de Astorga, en las cuentas de 1805 aparecen menciones a las Mantecadas de Astorga como dulce de Navidad, fabricadas por los confiteros Máximo Matheo y Francisco Calbo. Son numerosas las citas que señalan su origen en el Convento Sancti Spiritus de Astorga, de manos de una monja que salió de la Comunidad y las popularizó. En cuanto al inicio comercial de las mantecadas, hay que situarlo en 1.850, cuando Tomás Rubio obtuvo de su madre la fórmula secreta que, a su vez, ésta había conseguido de las monjas. A partir de este momento se fundan los primeros obradores para su elaboración.

Don Balbino Cortés y Morales, en su "Diccionario Doméstico. Tesoro de las familias o Repertorio Universal de Conocimientos útiles ", del año 1876, aporta una receta de la Mantecadas de Astorga, y las menciona como dulce afamado. Por su parte, el Anuario Bailly-Bailliere, de 1891, en su página 1495, en que cita a la ciudad de Astorga menciona ya el nombre de 12 fábricas de mantecadas. El Anuario Riera, de 1901, en su página 1167, menciona en Astorga 11 fábricas de mantecadas.

Ver este producto en La Tienda del Abuelo Agapito

Fuentes

  • Molinero y col. 2002, Inventario de productos agroalimentarios de calidad en Castilla y León. Ed. Junta de Castilla y León.
  • www.patrimonio-gastronomico.com
  • www.barriohumedo.net